El anuncio de la Reserva Federal (Fed) de mantener los tipos en niveles muy bajos hasta el año 2013 ha sido un efecto directo para que los bonos españoles a diez años se mantengan por debajo de los 280 puntos básicos, situándose en los 278,4 y un rendimiento del 5,070 %. 
La noticia ha tenido un efecto positivo en otros países de la UE como en Italia, situándose su prima de riesgo (bonos a diez años) en los 294,5 puntos básicos con un interés del 5,188 % y los bonos portugueses llegaban a un diferencial de 878,2 puntos básicos con un rendimiento del 10,964 %. 

Por su parte, los bonos irlandeses lo hicieron hasta los 760,1 puntos básicos con un rendimiento del 9,775 %, mientras que en el caso de los bonos griegos el "spread" se situaba en 1.312,2 puntos básicos con un rendimiento del 15,220 %.